Inicio >> Guía de viaje a China
  Guía de Viajes a China  >>  Ciudades Turísticas en China  >>  

Jardines de Suzhou

Jardines de Suzhou

La abundancia de agua es el milagro que hace posible el desarrollo de una de las glorias culminantes de Suzhou: sus magníficos jardines. Riachuelos, cascadas, piscinas y lagos proporcionan el elemento central de un estilo emulado en toda China. Estos jardines no son del estilo de flores ordenadas en apretadas filas y arbustos podados a los que están acostumbrados los occidentales; más bien son parques en miniatura que jardines en el sentido occidental de la palabra. Exquisitamente diseñados, fueron creados para armonizar con la naturaleza; el objetivo del jardín era introducir en el hogar una pieza de la naturaleza, en miniatura. La mayoría se construyeron durante las dinastías Ming y Qing, e incluso entonces, el espacio ya escaseaba. Los jardines están diseñados ingeniosamente para aumentar la sensación de un espacio mayor dentro de límites definidos. Las sendas sinuosas y los muros con ventanas verticales situados estratégicamente proporcionan unas vistas legendarias.

Suzhou siempre se ha conocido como residencia de estudiosos distinguidos. Tras retirarse del servicio imperial, volvían a su hogar natal y utilizaban su influencia para construir jardines en los cuales retirarse del mundo y dedicarse al estudio y la contemplación. Eran lugares para rendir culto a la naturaleza y encontrar inspiración para sus pinturas y caligrafías. Aquí los licenciados escribían sus novelas y soñaban sus poemas, pasando los días lánguidamente, paladeando tés delicados y vinos fragantes, mientras sus compañeros jugaban al ajedrez. Esta atmósfera sublime impregna Suzhou, aunque a veces sea difícil encontrar la serenidad cuando la multitud de gente intenta encontrar la suya en la misma esquina.

Los jardines de Suzhou son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, reconocidos como reserva cultural. El mejor quizás sea el Jardín del Administrador Humilde el mayor de todos. Si solo puede ver un jardín durante su estancia en Suzhou, este es el recomendado. Un 60% de la zona es agua y hay una gran red de senderos y puentes entre manantiales que culmina en un magnífico lago. Existen varios pabellones para descansar y contemplar las asombrosas vistas y un edificio encantador que representa la Sala del Pato Mandarín.En uno de los extremos del jardín hay una excelente colección de bonsáis.El Jardín para Quedarse es encantador y bastante grande. Sobresale por su arquitectura y sus increíbles vistas. El Pabellón del Oleaje es más pequeño y menos espectacular, pero alardea de una gran abundancia de trabajos sobre piedra y madera. De forma similar, el Jardín del Maestro de las Redes es pequeño y relativamente sencillo pero atractivo para los que carezcan de tiempo o movilidad. Ofrece la ventaja de su cercanía a la zona turística principal en Shiquan Jie y los espectáculos de música, acrobacia y teatro durante las tardes de los meses más cálidos.

Aunque no estrictamente un jardín, la Colina del Tigrees otro lugar visitado por su historia y por las obras dejadas por la mano del hombre. Cuenta la leyenda que algunas de las estructuras datan de He Lü, gobernante del antiguo reinado Wu, célebre por la calidad de las espadas que encargaba, y se dice que fue enterrado con unas 3.000 de ellas. Los gobernantes posteriores, buscando un regalo gratuito, excavaron su tumba. Además del jardín, la colina alberga bastantes tumbas antiguas y lugares históricos. La cima está coronada por la antigua Pagoda Yunyan que parece un poco desequilibrada.

<< Volver   |  Suzhou
FEEDBACK